Descubrir las señales del Universo

La vida es una danza. Una danza que avanza y que si estás despierto, con los ojos del alma, participarás en ese baile de manera inolvidable. Cada día de tu vida lo puedes hacer inolvidable.Todo en esta vida se mueve y avanza. Nada retrocede. Una hoja que despertó de una semilla y que inició su viaje para ser un árbol, no puede dar marcha atrás y volver a ser semilla. Con nosotros los humanos, es igual. Nos toca avanzar y experimentar nuestras tantas etapas y ciclos de vida, sean en este plano o en otros. Y hay dos opciones: avanzar con mucha sabiduría, si empiezas a leer los mensajes y señales que el Universo te entrega, o avanzar con mucho dolor, apegandote a lo antiguo y dificultando tu propia evolución.Todo a tu alrededor te va avisando por donde ir. Si pides por señales, ¡hay miles ahora mismo!, dándote información de ti y de las realidades divinas y terrenales, que terminan siendo las mismas. Cuando empiezas a ser más sensible y alerta a estos mensajes, se vuelve todo más fácil, todo es fluido, no hay dudas, hay magia; luego estás diseñando tu vida de la mano con el creador. Te das cuenta que la vida es simple y bella.Para leer las señales:

  1. Vuelve al presente. Presente significa disfrutar del instante, dejando que las memorias del pasado se queden en el pasado y que las preocupaciones o interrogantes del futuro no te distraigan. ¿Cómo volver al presente?: Respirando muy profundo y conscientemente. Recordando que hoy es la vida y que hoy eliges estar aquí con tus 5 sentidos activos.
  2. Activar la gratitud: Estar en este estado de gratitud, de estar vivo, te permite observar todo con mayor claridad. Las señales se hacen más evidentes y tú estás más alerta de forma natural.
  3. Entiende con la intuición y no con la razón: Una vez que estás presente y en gratitud. Tus sentidos captan la señal (una palabra que escuchaste a tu alrededor, que leíste en un cartel, una figura o forma que te dice por dónde ir, qué camino elegir, un síntoma del cuerpo que te dice “por ahí no”). La intuición es un proceso, que si está activo, te permite recibir el mensaje con amor y con claridad en pocos segundos. La razón analiza y toma más tiempo, cuando entramos ahí la interpretación puede volverse confusa.

IMPORTANTE: Las señales no se buscan, llegan. Son inmediatas y sencillas. También si no está siendo fácil para ti descifrar los mensajes, pide en oración que se te permita acceder al diálogo divino. El universo se comunica a través de ti y con tu alrededor, todo el tiempo. Puedes empezar así: decide crear algo, un poema, un diario, una pintura, una canción, una manualidad y deja que el Inspirador Universal te envíe mensajes. Una vez que abres esa posibilidad, ten por seguro que el universo responderá. Captura los mensajes a tu alrededor, abre tus sentidos, no pienses tanto, deja que tu creación vaya tomando el rumbo que la divinidad te indica. Recuerda, hay que estar presentes y en gratitud. Señales en nuestra vida cotidiana, dos ejemplos:

  1. Un ligero dolor de estómago que luego de meses se vuelve una enfermedad crónica, según los doctores. La vida nos susurra primero, luego nos habla y luego nos grita. En este caso esta parte focalizada de tu cuerpo te anuncia: “¡Hay una emoción que atender!” “¡Aliméntate más saludable!” “¡Cambia tus hábitos!” etc. Nos invita a tomar acción.
  2. Estás conduciendo en tu auto y te chocas con otro auto. Pregúntate ¿Para qué me choqué? ¿hacia dónde me dirigía? ¿en qué estaba pensando? Mientras más practiques, y observes las señales, tu intuición será la que responda.

¿Y por qué nos gusta estar muchas veces ciegos o sordos y pasar por alto las tantas señales? Resulta que nos gusta aferrarnos a lo antiguo y nos acostumbramos a vivir en el pasado o futuro. Una vez que te ubiques en el presente y dejes que todo evolucione y que todo se mueva, se activará inmediatamente la paz en tu interior y abrirás la puerta para el diálogo con lo divino. Como todo tiene su tiempo de crecimiento y de maduración, nos toca amistarnos con nuestro Yo Cíclico y con las tantas diversas etapas de nuestras vidas y la de los demás. Y es que siempre estaremos descubriéndonos una y otra vez. ¿Y si dejamos que las señales nos hablen durante estas transiciones? todo será más fácil y claro, podremos reiventarnos en nuestros estados monótonos, podremos idear nuevas historias en nuestras vidas, historias de unión y alegría.Recuerda, es cuando nos aceptamos en nuestros cambios internos y externos, y estando en el presente, que dejamos que todo en nosotros y en los demás florezca con facilidad y con expansión. Nuestras almas quieren dar ese salto, hay que darle chance a nuestro cuerpo y mente para que contribuyan con ese despertar. ¡Abre los ojos el alma, lee las señales y toma acción!En amor,
Valeria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *